,

No hubo regalo para las madres

Me cansé del consumismo vacío. Estoy cansada de las publicidades llenas de mandatos sobre cómo hay que demostrar el agradecimiento a las madres desde los regalos y que el amor se mide en el monto gastado en el mencionado regalo. ¡Basta! Lo hacemos en las fiestas, y en cada “fecha de”. Me cansa y me da pena ver como la riqueza del vínculo queda capturada por el consumo.

Recuerdo vívidamente el primer día de la madre en que mi hijo salió con un regalo del jardín hecho por él. Su cara de orgullo, la anticipación de la sorpresa, los preparativos secretos para hacer algo para mí. El acto de regalar en sí mismo. Ofrecer algo de sí para el placer del otro. Simplemente emocionante. Me fascinó ese “portalapices-hecho-de-palillos-con-manitos-pintadas”. No por el objeto en sí. Pero por lo que eso generó en él.

Como Chief People Officer una de mis tareas es pensar qué hacer para el equipo en estas fechas. Y si. Lo veo como una chance más de aportar para cambiar aquello que no me gusta. No me gusta ir a la segura y regalar algo vacío. No me gusta que se mida que tan valoradas son las madres en la empresa según lo caro que es el regalo.

Por esto el año pasado regalamos una experiencia. Un momento para ellas. Un mimo al cuerpo. Un masaje relax. Pero para mi sorpresa, no todas se hicieron el tiempo para ir. ¡Que ingenua yo! Pensándolo tiene sentido.. Si lo que a las madres -y no madres-  nos falta muchas veces es tiempo. Tiempo para pensar en uno mismo. Tiempo para conectar con uno mismo y con los demás.

Como soy terca este año redoblé la apuesta. Seguí sin aceptar hacer aquello de lo que me quejo.

Esta vez apuntamos a todo el equipo. Aprovechar la oportunidad para pensar en nosotros mismos. Regalar una pausa. Un tiempo de reflexión. Así que organizamos una merienda muy rica en la que pudiéramos celebrar a quienes son madres y también para conectar con nuestras madres. Porque si bien en la empresa sólo hay 5 madres, todos somos hijos.

Se armó un circulo de reflexión precioso. Por zoom se sumaron remoto desde el interior del país y del exterior. Y lo mejor, tenemos lugar para muchos más aún.

Pudimos hablar esta vez no sobre cómo estamos. Sino que nos concentramos en quienes somos hoy. A través de hablar de nuestras madres pudimos compartir algo sobre de dónde venimos y porqué somos como somos. Por eso se llamó “porque no nacimos de un repollo ni nos trajo la cigueña”.

Intentó ser un espacio para conocernos más: a nosotros mismos y a los demás. Poder zafar de los estereotipos de la maternidad idealizada y consumista. Aprovechar la oportunidad para seguir apostando a cuestionarnos sobre los roles tradicionales de género y apostar por mayor igualdad.

¡Qué ambicioso suena esto! ¿y saben qué? Fue mucho más.

En el equipo tenemos mucha gente que no tiene a sus madres cerca por distintos motivos. Sus lágrimas (ups. si.. hubo alguna lágrima también) nos emocionaron y pudimos acompañar y escucharlas. Con cada historia, nos fuimos poniendo en el lugar del otro.

En tiempos obsesionados con aprender “soft skills” nos encontramos ante una dificultad de base. No hay manera de aprender a ser empático teóricamente. No hay clases ni trucos para ser más empáticos que den frutos realmente más que empezar a ejercitarla. Por supuesto que esto se hace en el día a día. Pero también es cierto que hay mil maneras de zafar de esas conversaciones más sentidas. Esta vez, nos metíamos de lleno. A conciencia. Y a hablar nada más ni nada menos que de las madres! Y en mi humilde opinión, esto fue una experiencia maravillosa.

Tender puentes con los otros. Nos enriquece por donde lo miremos. Que nos conozcan más ayuda a que sean más amables y tolerantes con nosotros. Y nosotros con ellos. Esta vez aparte, pensamos en nuestro presente a la luz de nuestro pasado y con un pie en una posible proyección a futuro -para algunos más cercano que para otros. Porque nada dice futuro como los hijos!

A través de las distintas historias pudimos pensar en cómo es posible integrar a nuestros hijos actuales o futuros a nuestra vida cotidiana. Considerar y valorar el cuidado del otro – hijos u otros seres queridos – como parte prioritaria de nuestras vidas sin dejar de lado nuestra realización personal y profesional. Apostar por ser personas que podamos salir de nosotros mismos y volcarnos a los demás no desde la obligación sino desde el amor.

Nos conectamos con nuestras madres no desde el reproche infantil sino desde el agradecimiento de un adulto hacia otro. Valorando lo que pudieron darnos. Hasta pudimos abrir una puerta a pensarnos en un futuro como adultos responsables de otros, no desde lo que se pierde en el acto de maternar sino desde el plus que nos da la experiencia de cuidar. Todo esto sin dejar de vista que como equipo somos parte de una red de sostén y lo importante que es  cuidar a quienes cuidan.

¡Una maravilla de encuentro! ¡Gracias a todos quienes se animaron a venir!

 

,

Yo me quiero ir del país ¿y vos?

Comienza el año lectivo y empiezan los planes. Las clases para los más chicos y los más grandes también empiezan la mayoría de los cursos.

En mis años de teacher, marzo siempre era un mes de mucho movimiento, dudas y entusiasmo. Trabajé muchos años ayudando a estudiantes que buscaban irse del país para continuar sus estudios y que necesitaban unos exámenes internacionales específicos con ese objetivo.

Me sorprendió ver en el diario la cantidad de gente interesada que asistió a la primer charla que se dió en la Embajada Británica sobre becas y oportunidades de formación 2018 organizada por el MEC.

Lograr irse en estos programas es muy difícil, son programas de gran exigencia, para los que hay que prepararse muy bien y tener un nivel académico competitivo a nivel internacional. ¡Sin duda no cualquiera lo logra! He tenido el honor de acompañar y mentorear a muchos de estos candidatos y conocí en ese recorrido a mucha gente muy valiosa que lo ha logrado.

Ver en esa foto a tantas personas interesadas en recorrer este camino me llamó la atención. Tantas personas buscando seguir formándose, salir al mundo como representantes de nuestro país y poder enriquecerse y valorar lo nuestro me llenó de orgullo.

A no creerse ese discurso conservador que los millenials esto, que los millenials aquello. Tal vez estos jóvenes que tienen tan mala fama, estén viendo viables posibilidades con las que antes sólo algunos se animaban a soñar.

¡Suerte!

https://www.gov.uk/government/news/scholarship-and-fellowship-opportunities-for-uruguayans-in-the-uk.es-419

, ,

Plan Nexos

Trabajo en una empresa de tecnología. Pero si bien estamos enamorados de la tecnología, no creemos en que la tecnología sea opuesto ni de la naturaleza ni de lo humano. Nos encanta este balance.  Elegimos salir de la ciudad varias veces al año juntos, en nuestra fiesta de fin de año, y para el campamento anual.

Para nosotros, la naturaleza juega un rol central, nos ayuda a lograr una mejor conexión entre nosotros y también aprendemos de ella. La tenemos presente en nuestro lugar de trabajo en búsqueda de mejorar nuestro entorno y como fuente de inspiración para pensar en nuestro equipo.

Como parte de esto, hicimos una capacitación con mi compañera de aventuras de People Care Lu para todos los abstracteros.  Diseñamos el Plan Nexos y esta iniciativa estuvo enfocada en concientizarnos de la importancia del cuidado mutuo y reflexionar sobre nuestro día a día para que nuestro ecosistema nos potencie.

Para esta jornada, se salió de la ciudad, y nos enfocamos en sensibilizarnos y capacitarnos sobre cómo podemos sentirnos como un equipo aún a la distancia.

Pueden leer más sobre esta experiencia y lo que aprendimos en ella en nuestro blogpost

,

Encuentro GeneXus: “Para trabajar en equipo, trabaja sobre ti mismo”

El próximo lunes 2 de Octubre a las 10:30 horas voy a estar participando del evento GX27 | Encuentro GeneXus.

En la conferencia, ”Para trabajar en equipo, trabaja sobre ti mismo”, contaré por qué creo que es importante cultivar las palabras, cuidar cómo hablamos, cómo nos dirigimos a los demás y, sobre todo, por qué para empatizar con el otro, necesitamos conocer nuestras propias emociones.

El GX27, es un evento que reúne a profesionales de la tecnología, los negocios y tomadores de decisión para aprender cómo aprovechar la era de la Transformación Digital y darle forma a su futuro. Este año se llevará a cabo del 2, 3 y 4 de Octubre en el Hotel Radisson de Montevideo con un promedio de 150 actividades.

Las inscripciones al GX27 son gratuitas www.genexus.com/encuentro. ¡Los espero!

Aquí podrás ver más información sobre mi presentación y perfil.

Si te la perdiste, podés verla aquí