,

El mundo de Sofía

Mi corazón explota de  alegría. Literalmente siento el efecto multiplicador que tiene el amor. Lo  sentí cuando nos casamos. Lo sentí cuando nos vimos enfrentados a las  peores pesadillas. Y lo sentí en las mayores alegrías de la vida.

Apostar al amor en todas sus formas, en su sentido más amplio, amplía nuestra  vida: es una experiencia de profunda trascendencia. Logramos salirnos de uno mismo; ir mucho más allá. Estamos en el centro al inicio, pero como en la cubeta de ondas se va replicando, hasta alcanzar lugares impensados.

El  nacimiento de nuestra segunda hija y todo lo que ha rodeado esta etapa es una de esos ejemplos. A riesgo de toda cursilería y de sonar hippie: quería compartir con ustedes las  sabiduría máxima que quiero poder transmitirle a este pequeño ser que llegó a este mundo hace unos días: el rol central del amor en  la vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *