En perspectiva

Ver las cosas desde otra perspectiva. Autodistanciamiento lo llama Viktor Frankl. Los daneses parecería que lo llaman reframing; y según el último libro de maternidad que me compre lo consideran una de las claves de la felicidad y la actitud Hygge.

Desde mi época de estudiante de facultad con mi amiga Maggie Giorgi nos referimos a esto como: El día Osvaldo.

 

Llamalo como quieras. Pero no te pierdas de generar estos espacios cuando la vida te abruma.  Parar, arrancar de cero para salirse de uno mismo. Tomar distancia de lo que nos está pesando.  Puede ser de muchas maneras. Viajar dentro de la ciudad, salir a tomar aire, salirse del círculo vicioso cuando sentís que no hay salida.  Eso tan necesario cuando la agenda se nos llena de obligaciones y el tiempo libre pareciera ser escaso y no nos alcanza para restaurarnos.

Cortar para refugiarnos. Desenchufarnos. Hacernos un mimo. Una caminata bajo el tibio sol del otoño, un paseo por la rambla o una actividad «mindful» como respirar conscientemente unos 10 minutos. O simplemente tomarnos la situación con más humor. La lista es infinita.

¡Ampliémosla!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *