Entradas

Las redes: nuestra caja de resonancia

Este blog parecería ser un espacio de reflexión un tanto intimista. No se porqué. Me salió así y a decir verdad me gusta el aire que se respira. No me resulta tan intimidante como salir a declamar mis ideas, prácticas o  pensamientos en las redes sociales. Aunque lo siento un halago si quieren compartir los posteos en esos espacios para que cada vez seamos más en el dialogo. Se que el medio digital tiene un potencial de llegar a tanta gente, que es increíble.

Se que hay ideas y experiencias muy queridas. Textos muy especiales que te llenan de orgullo y alegría y que sería bueno compartirlo con más gente. Ideas en las que creo y quisiera que lleguen a más personas. Para mi, un ejemplo de esto es una experiencia que dimos a conocer como plan nexos.

Cuento un poco de esto este post que replicamos en inglés con el equipo de Abstracta para el blog de la empresa. Una vez más combinando varias de mis intereses: en este caso el inglés. Y la verdad que  quedó  verdaderamente  precioso!

Les comparto el link así lo seguimos replicando en varios idiomas. A ver si hacemos llegar ideas como estas cada vez mas lejos!

Foros y la agresividad a flor de piel

Las redes sociales, foros de noticias, y otros espacios virtuales parecen ser espacios privilegiados para la intolerancia, la respuesta fácil y las posturas dicotómicas del tipo blanco y negro.

Paso para abajo en mis dispositivos el día después del Día Internacional de la Mujer y me asusta ver como simplificamos el pensamiento.  Los temas pueden ser variados, pero lo que tienen en común es que los puntos de vista extremistas son abrazados irreflexivamente, tomando bandos rápidamente; ¡como si de bandos se tratara!

Se ha priorizado el “estar informados” por sobre los espacios de reflexión.  Estamos bombardeados con noticias. Nos aparecen noticias que ya vienen filtradas acorde al algoritmo de turno que asume que me va a ser de interés o no.

Leemos muchísimo. Si. Nuestros ojos permanentemente están mirando pantallas. Pero es más y más de lo mismo. Las plataformas y medios que privilegiamos nos terminan exponiendo cada vez menos a voces discrepantes con nuestras ideas. Y si bien esto es rápidamente entusiasmante porque nos muestra que hay otros que piensan parecido a nosotros y nos brinda una ilusión de comunidad virtual; también nos aleja de nuestra capacidad de dialogar con quienes son distintos a nosotros.

Instancias como el Día Internacional de la Mujer dentro de los grandes objetivos que tienen es generar consciencia sobre realidades que no conocemos. Dejemos de gritarnos los unos a los otros, levantemos la mirada, ejercitemos una escucha empática y no perdamos estas oportunidades para aprender de los otros.

,

¿Un blog más? ¿Para qué?

Siempre me gustó mucho compartir lo aprendido. Maestra ciruela dirán algunos. Es verdad. Me tomo aprender muy a pecho. Cuando encuentro algo que me aporta y se que puede aportar a otros también, me fascina compartirlo. Pero cuando empecé a trabajar como psicóloga, y esos aprendizajes surgían de la clínica, compartir lo aprendido se hizo más difícil.

El consultorio es un lugar muy privado. El tan necesario secreto profesional claramente no ayuda. Los pacientes pocas veces cuentan sus experiencias. Y a no ser que seas una celebrity argentina en los años 90, la gente no anda contando lo que habla en terapia con su analista. Así, el terapeuta tampoco puede estar hablando de lo que habla con sus pacientes.

A mi hay algo de eso que me seduce. Lo que pasa puertas adentro en el consultorio es una experiencia única. No hay testigos y se dan intercambios verdaderamente auténticos. Es una experiencia maravillosa. Un verdadero privilegio poder acompañar a mis pacientes en sus procesos.

Pero también sé que mucha gente queda por fuera por esto. Gente a la que le vendría muy bien algunas de estas herramientas. Personas que no se acercan por prejuicios. Si. Hay tabúes que siguen muy actuales. Y hay mucha falta de información sobre la herramienta aún.  

Estoy convencida que parte de nuestra labor implica salir del consultorio. Necesitamos más espacios para poder compartir nuestro conocimiento y acercarnos en un idioma sencillo a quienes nos necesitan.

Esto se puede hacer de muchísimas maneras. Yo he ido eligiendo distintas estrategias según los distintos momentos de mi vida. Antes lo hice a través de la educación, en salones de clases, institutos, escuelas. Hoy, se me abrieron otras puertas. Empresas y emprendedores que se animan a innovar, donde confían en mí y me dan carta libre para llevar adelante acciones de promoción de salud y prevención.

A partir de estas experiencias, y de otras oportunidades que vinieron de la mano como eventos empresariales y meetups surgieron muchas reflexiones que me llevan a escribir este blog. Espero lograr plasmar algunas de las preguntas, observaciones y comentarios que me van surgiendo para seguir pensando en estos temas.