Entradas

,

Día de la madre 2021: comprender, empatizar, reflexionar y agradecer

A lo largo de estos años en Abstracta hemos compartido la celebración del día de la madre de diferentes maneras. Este año, conciliar la maternidad con nuestros otros roles sigue siendo desafiante. Así que lo seguimos pensando.

Supimos regalar a las mamás del equipo una experiencia a través de un momento para ellas. También probamos compartir una merienda con un momento de reflexión. Nos encontramos y nos contamos historias, compartimos los aprendizajes que recibimos de nuestras madres más allá de los estereotipos y también acompañamos este día desde un silencio respetuoso.

Supimos conectarnos con algo de aquello que hace a la maternidad tan especial. También abrimos una puerta a que aún quienes son jóvenes pudieran pensarse en un futuro como adultos responsables de otros desde la experiencia de cuidar.

Hoy, volvemos a elegir salir de los estereotipos de la maternidad idealizada y consumista. Volvemos a promover la reflexión para conectar con nosotros y con los demás. Desde nuestros lugares podemos promover que esta fecha sea una oportunidad para poder compartir,  conocer, empatizar y así poder conectar cada día un poco más con los otros para sentirnos menos solos.

En un año que ciertamente ha tenido muchos desafíos para las madres, apostamos a seguir creciendo en estrategias para apoyarlas a que puedan compatibilizar sus diferentes roles. Sabemos que podemos hacer mucho para ayudar a las madres que trabajan y que esto tiene un gran impacto en su bienestar.

Este día de la madre, celebremos a quienes son madres y también conectemos con nuestras madres.

Aprovechemos el momento para seguir preguntándonos sobre los roles tradicionales de género y a apostar por mayor equidad.


#RECOMENDADO

En este episodio especial de nuestro podcast The Everything Else podés conocer nuestras reflexiones para padres y no padres.

¿Por qué la crianza de los hijos se hace tan difícil a veces?  ¿Qué podemos hacer como padres para sentirnos más conectados con nuestros hijos y disfrutar más la etapa esta que es tan exigente?. También nos preguntamos: ¿qué podemos hacer para sentirnos conectados también con nosotros mismos y nuestra autenticidad?  Y para valorar a las madres y padres en sus roles laborales nos preguntamos: ¿Hay aprendizajes vitales en el camino de la parentalidad que pueden potenciarse en roles de liderazgo y a conectar con los demás?

Pongamos sobre la mesa la importancia de apoyar a los padres que trabajan durante estos tiempos difíciles.

Hay mucho que se puede hacer para acompañar este camino; desde más trabajo asincrónico, hasta una charla cómplice cuando algún hijo o hija se suma al zoom inesperadamente. ¿Se te ocurren algunas más?

Es como 2020 pero no

Es como 2020 pero no. Es Marzo 2021

En algunas cosas esta situación es mucho peor. Hay mucho más por qué preocuparse.

Y en Uruguay luego de meses se necesitó volver a las clases remotas. 

Pero no es lo mismo que en aquel Marzo 2020.

 

Las maestras, la escuela y los padres aprendimos mucho. Los niños también.

Nos exigimos menos. Tomamos lo que sirve y no nos pesa tanto aquello que no podemos. 

Todos nos dimos cuenta lo difícil que es esta situación y se percibe.

Valoramos a quienes se suman. Porque la presencia aunque virtual es más valorada.

Juzgamos menos. Las maestras se ríen más y se nota que hay equipo por detrás.

Por supuesto que esta postura no es la que recibe más atención. Porque el morbo se alimenta de los extremos.

Estas no son ideas abstractas y  mucho menos universales. Son vivencias que quiero compartir. Ayer mi hija menor cumplió 3 años. Su segundo cumpleaños en pandemia. Y sus amigos y sus maestras pudieron estar -de una manera incompleta para todos- pero pudieron estar como a ella la ilusionaba.

Las actividades propuestas hoy por las maestras son herramientas que nos ayudan para apoyarnos para cuando los padres no tenemos capacidad creativa y la presencia y las voces de las maestras, son vividas por acá como aliadas que acompañan a nuestros hijos para que estén menos solos cuando no podemos darles compañia de calidad porque estamos trabajando o haciendo otras cosas.

Vivimos en un mundo muy adulto-céntrico y la escuela es aquel espacio pensado para ellos. Donde ellos y ellas son protagonistas. Conectarse y abrirle la puerta a la escuela en casa es una manera de poder ponerlos a ellos en el centro hasta que pase el temblor.

Gracias a todos los docentes y todos los equipos que ponen lo mejor de sí para que niños y niñas puedan seguir su educación aún en estos contextos.