Entradas

,

CPO ¿una sigla bonita?

CPO por sus siglas en inglés Chief People Officer. Es uno de esos cargos muy de moda ahora en las empresas de tecnología.  Jamás imaginé asociada a mí una sigla de este tipo. Trabajé como maestra, profesora de inglés, coach en habilidades comunicacionales por nombrar algunas de mis experiencias laborales. Ahora a mi trabajo como psicóloga le sumo el rol de CPO. Si. ¡Y lo hago feliz! 

Siempre busqué distanciarme de todo aquello que tenía que ver con RRHH. Pero no porque no me interesara. Lo que más me alejaba era la concepción tradicional de ver a las personas como recursos. No. Yo no quería hacer eso. No me representaba. No es quien soy.

Pero tengo que confesar que sí acepto con gusto la posibilidad de cuidar y hacerme responsable de las personas; porque se que son el corazón de una empresa. Conocerlos, ayudarlos y acompañarlos a buscar las mejores opciones para cada uno en cada momento. Generar las condiciones para que puedan desarrollarse y crecer, buscando la manera de integrar quienes son a lo que hacen en el día a día.

Si. Creo que desde las empresas se puede acompañar para explorar y desarrollar el potencial de cada una de esas personas.

Me alegro mucho que cada vez haya más CPOs y menos gerentes de recursos humanos o gestores de talento en las empresas. No es un cambio que radique en el nombre, por supuesto que no. Pero ya desde el nombre vamos mandando señales que estamos ante un cambio de paradigma desde el que podemos promover lugares de trabajo más humanos y que nos humanicen.

When we care less about our people, our people become careless

Esta frase en inglés hace un juego de palabras con cuidar. Care. Podemos traducirla como “cuando descuidamos a nuestra gente, nuestra gente se vuelve indiferente”. Esta palabra está en el centro de lo que hago hoy en día. People Care.  Debo confesar que al principio me parecía un poco vende humo hablar de people care o cuidado de las personas. Me parecía demasiado vago el concepto. Pero cada vez me es más claro lo importante es que más empresas lo incorporen a sus organigramas.

Como mamá claro que se que cuidar es importantísimo. Como maestra y profesora también. Como psicóloga clínica es fundamental. Pero nunca me imaginé que plasmar esto iba a ser posible en un ámbito empresarial. Tradicionalmente esto no está presente en la descripción del rol de los psicólogos en las instituciones. Al menos no lo era para mi. No era en lo que pensaba cuando me decían Recursos Humanos.

Los equipos se forman a partir de una tarea. Es a partir de pasar tiempo juntos nos vamos conociendo el uno al otro y vamos aprendiendo a valorar la presencia del otro. Esto no se da mágicamente. Sin embargo, muchas veces dejamos que las personas se “manejen” y cuando empiezan en un trabajo nuevo sienten que “los mandaron a la guerra con un escarbadientes”.

Esto se da aún en organizaciones llenas de buenas intenciones. Y es que el cuidado no puede recaer sólo en un par de profesionales. Para ganar visibilidad sobre este tema, hicimos un taller sobre el cuidado de las personas nuevas en los equipos. Llamamos a esta iniciativa  Nexos porque justamente este equipo de personas va a operar como nexo en el proceso de integración y a lo largo de su paso por la empresa.

Hace unos días llevamos adelante una primer jornada de sensibilización y capacitación para tomar conciencia sobre estos temas. Para eso salimos de la ciudad y tuvimos varias actividades que giraron en torno a cómo cuidar a los otros.

Me querría detener en una en especial, en la que el centro de la acción no eran las personas, sino el acto de cuidar. En este caso cuidar plantines de lechuga.  ¿Qué esperamos que suceda a la hora de cuidar a personas adultas en toda su complejidad, si no logramos siquiera cuidar a una pequeña planta?

Como jardinera y ferviente admiradora de la Madre Naturaleza, me gustaría compartir algunas de las lecciones a las que llegamos ese día.  Lecciones que aprendimos contemplando los tiempos y procesos de la naturaleza. Lecciones que se aplican a la huerta pero que aparte funcionan como una rica metáfora para nuestro proceso de onboarding en una empresa:

  1. Pensar antes de tomar decisiones. Evaluar e informarse. Conocer las necesidades y evaluar su interacción con el resto de la huerta.
  2. Meter mano en la tierra. Comprometernos con la tarea.
  3. Elegir el terreno adecuado. Que esté en un espacio un poco más grande siempre que el tamaño actual para dar lugar al crecimiento.
  4. Asegurarse que a donde vaya tenga las condiciones correctas: tierra fértil, buen drenaje, etc.
  5. Regar con mucha agua al principio y apretar la tierra para ayudar a que desarrolle sus raíces rápidamente.
  6. Para raíces profundas, regar abundantemente una vez cada dos días. Si sólo riego un poquito cada día, voy a tener un crecimiento rápido pero raíces muy superficiales y poco resistentes.
  7. Cuidarla del sol fuerte. Resguardarla cuando sea necesario.
  8. Si en algún momento se debilita, asegurarse que asoleamiento y las condiciones sean las indicadas, dar  abono extra, y colocar un tutor. Ojo con exceso de agua. No hace bien. Pudre las raíces.
  9. Limpiar la tierra alrededor.  Cuidar de malezas que haya cerca que le quitan fuerza.
  10. Re-evaluar periódicamente si está en el lugar correcto. Considerar su ritmo de crecimiento. Que contenga pero no ahogue. Y que siempre de lugar al crecimiento.

A partir de estos pasos nos dimos cuenta que coinciden con los cuidados que valoramos cuando alguien se integra a un equipo. Movidos por esto, entre todos generamos una guía de buenas prácticas, para hacer de nuestra empresa un mejor lugar para trabajar.

¡Y aparte nos llevamos un plantín!

,

Encuentro GeneXus: “Para trabajar en equipo, trabaja sobre ti mismo”

El próximo lunes 2 de Octubre a las 10:30 horas voy a estar participando del evento GX27 | Encuentro GeneXus.

En la conferencia, ”Para trabajar en equipo, trabaja sobre ti mismo”, contaré por qué creo que es importante cultivar las palabras, cuidar cómo hablamos, cómo nos dirigimos a los demás y, sobre todo, por qué para empatizar con el otro, necesitamos conocer nuestras propias emociones.

El GX27, es un evento que reúne a profesionales de la tecnología, los negocios y tomadores de decisión para aprender cómo aprovechar la era de la Transformación Digital y darle forma a su futuro. Este año se llevará a cabo del 2, 3 y 4 de Octubre en el Hotel Radisson de Montevideo con un promedio de 150 actividades.

Las inscripciones al GX27 son gratuitas www.genexus.com/encuentro. ¡Los espero!

Aquí podrás ver más información sobre mi presentación y perfil.

Si te la perdiste, podés verla aquí