Entradas

La vulnerabilidad y el embarazo

Esto lo escribo embarazadísima y las hormonas me tienen muy movilizada. Advierto. Es mi segundo embarazo, y como vino con alguna complicación, hace 11 semanas que estoy en reposo absoluto. Insisto. Están advertidos.

Para alguien acostumbrada a hacer muchas cosas; ayudar y cuidar a los demás esta quietud ha sido un desafío. Pasar del rol de ser activamente quien cuida, al de ser quien es cuidada y atendida en todo,  fue un shock. No me entiendan mal, no todo es malo. Hasta por momentos lo estoy disfrutando, pero sin dudas ha sido desafiante.

Un cambio repentino. Sobretodo un cambio movilizante porque me recuerda que el valor que tenemos es por quiénes somos. Por nuestro ser, no por lo que hago, ni mucho menos por lo que tengo. Esta situación no me deja escudarme en mi habilidad. En lo que sé hacer. Yo no puedo moverme, de eso depende mi bebé. Para ella soy una incubadora humana. Y esto me deja a mí muy vulnerable. Necesito de la ayuda de los otros, y nuestra bebé depende 100% de que deseen ayudar a su madre. Su red es mi red. 

Padecer esta vulnerabilidad es una manera de vivirla. Confieso, por momentos intenté controlarla y hasta hacer de cuenta que no estaba y ocupar todos esos espacios de otra manera. Es que cuesta despojarse de la ilusión que una puede. Pero esto dura hasta que la vida te recuerda que nadie puede solo.

Este reposo por ser tan largo fue una oportunidad más de experimentar la vulnerabilidad desde otro lugar. Me dió tiempo para aceptarla, pude compartirla más y dejar que surjan las distintas respuestas de mi red de apoyo. Sin expectativas. Intenté despojarme del deber ser. No asumí quién debería tomar ciertos roles. Dejé que los Otros me sorprendieran. ¡Y cómo me sorprendieron!.

Lo que sucedió fue una maravillosa cosecha de todo lo sembrado en este tiempo.  Las relaciones de confianza, las relaciones auténticas que establecí con otros, hizo que muchas personas queridas se acercaran cada una a su manera. Muchas veces más allá de lo socialmente esperado.

No tengo palabras; es pura emoción lo que hemos vivido en este tiempo. ¡Gracias a todos quienes conforman esta maravillosa red!

Ya queda menos de esta etapa.